Bolea tu calzado

¿Alguna vez han visto la película The Shawshank Redemption (1994, Cadena Perpetua, Sueños de Libertad, Sueños de Fuga) con Tim Robbins y Morgan Freeman?

Los que no, consiganla, comprenla, rentenla, bajenla, como sea, pero veanla y ya que se están tardando.

Para las mujeres la primera impresión es demasiado importante (si, el amor a primera vista existe, y para que funcione necesitan de esa primera impresión) y no les agradaría encontrarse con su cita trajeado pero usando unos tenis de tela, o peor aún, que no lleven su calzado pulido, ellas se fijan hasta en ese detalle.

En mi caso, el boleado de mi calzado es un ritual, que ocurre cada mes, cada dos meses, o cada 6 meses, dependiendo del estado de mi calzado, que puede durar una hora por cada par. Uno nunca sabe cuando necesitarás un calzado fino bien boleado (una entrevista de trabajo de un día para otro, una reunión con el cliente) así que siempre hay que estar preparados (un hombre siempre es precavido); además, este ritual puede ser terapéutico también.

El boleado de mis zapatos consta de los siguientes pasos ordenados:

  • Cepillado inicial, para quitarle el polvo que pueda tener, lo hago con un cepillo de cerdas suaves limpio.
  • Lavado con jabón de calabaza, esto sirve para quitar las manchas y suciedad que pueda haber en el calzado (generalmente lodo), además nutre a la piel.
  • Limpieza con un paño húmedo de agua casi hirviendo, esto sirve para que la piel no se dañe con las cremas y grasas para bolear, elimina la espuma del jabón de calabaza, y ayuda a que dure más tiempo la piel.

En caso de que el calzado haya perdido color, cosa que puede ocurrir si estuvieron mojados mucho tiempo por una lluvia, pintarlos con tinta fuerte. El frasco de tinta viene con su propio aplicador, hay que ponerla de manera uniforme y dejar que seque.

  • Aplicar crema de color, con una brocha usada únicamente para esta crema, sirve para hacer más fuerte el color después de la tinta, después de aplicar la crema, usar cepillo con cerda un poco gruesa.
  • Aplicar grasa neutra, con otra brocha usada únicamente para esta, sirve para abrillantar y pulir el calzado, después de aplicar la grasa, usar cepillo con cerda suave. Tu calzado quedará realmente brilloso.
  • Usar esponja lustradora, de manera opcional, para tener un brillo que puedas ver tu reflejo en tu calzado.

Recuerda limpiar tus cepillos, esponjas y brochas después de usarlos.

Todos los productos necesarios para tu boleada, te sugiero que sean de la marca El Oso o Kiwi.

Te aseguro que cuando esto lo vuelvas un hábito, te sentirás mejor contigo mismo.