Los Nudos de Seda

Los nudos de seda me gustan mucho, tienen ese toque de elegancia sencilla y discreta como debe de ser el estilo de un Hombre, la única excepción donde en vez de usar nudos de seda usar mancuernillas o gemelos es para eventos en Frag (White Tie), Smoking (Tuxedo, Black Tie), o en una boda de noche.

La mayoría de los hombres de estilo tienen al menos un par de camisas de doble puño (o puño Francés) en su guardarropa, y al menos un set de mancuernillas o gemelos. Para algunos, las mancuernillas proyectan un aire de exceso o formalidad que limita su uso a ocasiones especiales como bodas o para los posers. Para otros, representan una oportunidad para experimentar y agregarle un toque al conjunto.

Para aquellos que quieren experimentar pero que sienten que la mancuernilla metálica es un exceso para el uso diario (y que sí lo es), pueden considerar el uso de los nudos de seda. Los gemelos han tenido un rol esencial en prevenir que los puños de las camisas cubran las manos de quienes las visten. A finales del siglo XIX, la moda Anglo-Americana dictaba el uso estricto de gemelos, especialmente en la vestimenta de noche: Los botones de las camisas son de esmalte blanco, acabado dorado o perlas, y los gemelos de esmalte blanco ó en forma de discos dorados, con aspecto monocromático. Como los relojes de bolsillo, los gemelos son generalmente considerados inversiones caras. Sin embargo, durante el inicio del siglo XX el nudo de seda lentamente evolucionó de un método que los fabricantes de camisas usaban para mantener cerrados los puños a hacer algo socialmente aceptable -y más barata- alternativa a los gemelos metálicos. Conforme pasó el tiempo, los nudos de seda se desarrollaron en diseños más coloridos para combinar con cualquier camisa, traje y corbata. Los nudos de seda actuales mantienen mucha similitud con sus contrapartes de principios del siglo XX en términos de diseño básico, aunque ahora son raros los hechos de seda. Ofrecen un número de beneficios frente a sus hermanos metálicos: no se caen o se desprenden, no se rayan, y son más baratos y más fácil de reemplazar si se pierden. Debido a que los nudos de seda son más baratos no hay un límite de cuantos deberías de comprar. Como regla general, los colores del nudo de seda deben combinar con los colores de las corbatas y calcetines. Si tienes muchas corbatas azul marino con un poco de rojo o guinda, podrías comprar un numero de combinaciones de nudos de seda para que queden: un par de azul marino, un par de rojo, un par de azul marino con rojo, por ejemplo. Los nudos de seda son difíciles de pasar a través de los ojales de los puños, especialmente si la camisa es nueva y los ojales no se han aflojado. La manera más fácil de lidiar con este problema es que alguien te ayude a colocarte los nudos de seda. Si esa no es una opción, y tienes que hacerlo con una mano, pasa el nudo a través de un ojal antes de ponerte la camisa. Así sólo te quedará la mitad del esfuerzo a completar. La mayoría opta por cerrar los puños en forma de beso. El cerrado en beso requiere de una corbata para no verse mal. Hay una alternativa, menos formal, que es cerrando los puños en barril, útil si arriba de la camisa usarás un sweater.