Juega Baseball

Ganes o pierdas, el tiempo jugando baseball nunca está mal gastado.

Baseball es probablemente el deporte más grandioso jamás creado. Mientras que este deporte sigue siendo popular, ha caído en favor de otros deportes más emocionantes como el fútbol, el mano-huevo1 y el basketball. Sin embargo, si no estás emocionado de un buen juego de baseball, probablemente sea porque no entiendes qué está pasando.

El baseball es un deporte de drama sutil: no encontrarás muchos momentos en un juego promedio donde digas “éste es el vértice del juego”, tal como el tiro ganador en el basketball o un tenso gol de campo en el mano-huevo1; o el gol de ventaja a unos segundos de finalizado el juego en el fútbol. Este drama sutil viene con la ausencia del tiempo límite del juego, y porque los errores en el baseball se convierten en una bola de nieve de eventos más grandes en formas que son desconocidas en otros juegos.

Cuando se comprende, estas características del juego forma a los jugadores jóvenes en hombres pacientes y previsores. Entre las innumerables lecciones que enseña el baseball, aquí hay algunas para tomar nota:

Los errores importan

El baseball es el único deporte que conozco en donde a los jugadores profesionales se les paga por mantener la perfección. De hecho, muchos jugadores profesionales son multados por errores, ¿te imaginas si los jugadores de basketball fueran multados por tiros fallidos? Esto no ocurre porque las organizaciones de baseball sean malas (di lo que quieras de los New York Yankees o de los Diablos Rojos de México), pero los errores en el baseball son casi siempre un gran problema, especialmente si se tienen corredores en base.

Los errores importan en baseball porque cada error pone al otro equipo en posición de anotar una carrera, cada tiro fallido en basketball no necesariamente pone al otro equipo en posición de anotar, y cada penalización de 5 yardas en el mano-huevo1 no necesariamente pone al otro equipo en posición de anotar (en el caso del fútbol, los tiros a gol fallados tienen una mayor importancia en penales). En el baseball, los corredores en base son carreras potenciales, y cada uno representa una carrera potencial para el otro equipo. Los errores en el baseball son casi la única manera en que un equipo puede anotar, es por eso que un juego perfecto es llamado así: perfecto.

Estos errores no son necesariamente evidentes como una bola elevada que no fue atrapada tampoco. Colocar la bola solo un poquito lejos del plato puede ser más devastadora que un roletazo detenido. Los errores importan, porque los juegos perfectos siempre son logros.

Una vez que se aprende esta lección, eres más apto para pensar sobre tus acciones en general. Los errores importan en baseball, pero también importan en la vida. Ahora, podrías lanzar un juego perfecto, pero no podrías tener una vida perfecta. Sin embargo, ver tu vida como un juego de baseball te hará pensar dos veces acerca de como un error potencial te hará estragos en el futuro, sobre la novena entrada de tu vida.

No importa lo que pase, siempre tienes algo que hacer

La mejor manera de decir si un equipo de baseball está bien entrenado es ponerlos a todos en el campo, pegar una rola lenta a cualquier parte del cuadro, y ver qué hacen los jardineros. Si ves a tres personas observando al pasto creciendo, necesitan más entrenamiento. Si ves a tres personas corriendo para responder tiros potenciales que podrían ir a base, o para ayudar a cubrir una base en una jugada, sabes que el equipo está listo.

Verás, en baseball siempre hay algo que hacer, incluso si no estás involucrado directamente con la jugada. Anticipar qué pueda pasar del hit resultará en una acción que prevenga que la jugada salga muy mal. Si estás en el jardín izquierdo y ves a un corredor intentando llegar a tercera, un jugador preparado sabrá responder un lanzamiento sin control hacia tercera.

Esto es importante en la vida también. Incluso si no estás directamente confrontado por un problema, debes de anticiparte ante problemas o dificultades durante el camino que no puedan afectarte directamente en el presente. Esto implica ayudar a alguien a resolver un problema o tomar acciones para prevenir un problema en tu futuro, debes de mantenerte en movimiento, respondiendo a los eventos de tu vida. Si no lo haces, y simplemente confías en que el receptor de tu vida no lance a segunda base cuando alguien trate de de robarla, es muy probable que te encuentres con la guardia baja y que el corredor tome tercera base también. Nunca asumas que las cosas en tu vida van a funcionar solas, asegurare de que funcionen como quieres.

Las pequeñas victorias te harán un héroe

En el baseball, algunas veces una base por bolas o un hit sencillo puede resultar en un mayor éxito que un atrapadón en el jardín central. De hecho, si logras hacer 5 sencillos en 20 turnos al bat probablemente estés haciendo más por tu equipo que alguien que hace 1 home run por cada 20 turnos al bat. Las pequeñas victorias en el baseball pueden hacerte un héroe porque un equipo que gana un juego de baseball más seguido que no ganarlo, al crear un gran éxito a través de una compilación de pequeñas victorias. Así como cada error cuenta, cada corredor en base cuenta, y al hacer tu parte poniendo garra en cualquier oportunidad que tengas para llegar a base resultara en grandes éxitos para tí en el diamante.

Así pasa también en tu vida diaria. Las pequeñas victorias que pasan desapercibidas cada día te convertirán en un héroe. Por ejemplo, si estudias consistentemente durante tu año escolar, es más probable que obtengas buenas calificaciones en los exámenes. Si lo haces para todas tus clases, tendrás más probabilidades de estar en el cuadro de honor. Si logras estar en el cuadro de honor, los colegas te aceptarán más fácilmente, y así continuamente. Así que, aunque estudies unas horas un Martes no parezca una “victoria” en ese momento, se irá acumulando con el tiempo y resultará un éxito en la vida, algo así como un sencillo en la alta de la segunda entrada pueda ser muy ordinario, hasta que el chico detrás de ti logra un triple arrastrándote, y ganas el juego 1-0. Las pequeñas victorias se acumulan, y la manera de cumplir grandes empresas es hacerlo en pequeños pasos y con calma.

La mitad del tiempo no tienes el control de la situación, sácale provecho

El aspecto peculiar del baseball es que el equipo que trata de anotar no tiene el control de la bola. Claro está, pueden pegarle, pero la defensa lanza, recibe, finta, y cucharea la bola. La mitad del juego estás en la ofensiva en la medida que la mitad de un juego de baseball está medida en 27 outs, así que la mitad del juego estás tratando de obtener el éxito en una situación donde no tienes el control.

En el basketball, es bastante claro que puedes botar el balón en el piso, pasarla a un jugador libre, y él hará un tiro, sin ningún movimiento defensivo.

En el baseball, te tienes que adaptar al lanzamiento que la defensa te avienta, golpear a un lugar donde la defensa no esté jugando, y tratar de llegar a una base antes que la defensa lance la bola a ésta antes de que llegues. Puedes ver la dificultad en esta situación.

Si aprendes a aceptar esto como parte del juego, puedes aceptar la falta de control como parte de tu vida también. Muchas cosas en la vida caen en tu regazo, sean buenas o malas. Algunas veces tienes un lanzamiento centrado que puedes romper al jardín izquierdo, algunas veces tienes una curva baja y adentro que te paraliza en el plato. Así es como va el juego. Así es como va la vida. Una vez que aprendes a adaptarte a las cosas que no tienes control en tu vida, culparás menos al mundo de tus problemas y te fijarás más en buscar la resolución a tus problemas. Estas son maneras maduras y valiosas de ver el mundo, y el baseball es una excelente manera de aprender estas lecciones.

En conclusión, no estoy diciendo que el baseball sea el único deporte que valga la pena en lo absoluto. Sin embargo, el baseball es extraordinariamente efectivo en enseñar una multitud de lecciones de vida en formas que otros deportes no. Si no lo haz jugado, nos vemos en el campo y vamos a darnos unas buenas ensuciadas en el lodo. Si ya lo juegas, ¿qué haces leyendo esto y no estás trabajando el brazo?


  1. Fútbol Americano, Football, la versión gringa gay del Rugby. [return]